Presos.

¿A cuánto se vende la piel del sensible?
¿A cuánto se cobra la miel con acero?
¿A cuánto se acerca la flor de la vida?
¿A cuánto se alejan los besos del cuello?

¿A cuánto se alquila la sed del humilde?
¿A cuánto se compra el hambre de oro?
¿A cuánto se acerca la mano que abriga?
¿A cuánto se aleja la vida sin otros?

¿A cuánto importante se pierde el respeto?
¿A cuánto inocente se empuja a la muerte?
¿En cuántas excusas trabaja el cerebro?

¿Con cuántos desprecios se gana prestigio?
¿Tras cuantos “prodigios” se miente sincero?
¿De cuántos voceros se sirve el dinero?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s